¡Hola #maratoners! Tenía muchísimas ganas de sentarme frente al ordenador para poder hablar con todos vosotros sobre mi experiencia en la Maratón de Valencia 2017. La verdad es que, de alguna manera, he sentido que no estaba solo en esto gracias a las personas que veía en mis redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram, Youtube y Google +) que estaban en la misma situación que yo.

Y es que, para poder participar en una maratón, hace falta esfuerzo, fuerza de voluntad, paciencia, perseverancia y, sobre todo, mucho entrenamiento. Cosas que conforme va pasando el tiempo, cada vez cuesta más cumplir. Por eso, el ver que más personas estaban como yo, me ayudó muchísimo.

Es por este motivo, por el que quiero compartir con todos vosotros mi experiencia de la Maratón de Valencia 2017.

Cómo fue la carrera de la Maratón de Valencia 2017

En el inicio de la carrera

Todo empezó muy bien, claro. Estaba fresco como una lechuga, había dormido 9 horas bien dormidas, había desayunado bien, estaba más motivado que nunca, los nervios estaban a flor de piel… ¡no podía pedir nada más!

Pero he de reconocer que cuando vi que infinidad de corredores pasaban corriendo mucho más rápido por delante de mí… mis ganas de redujeron enormemente. De pronto, empecé a pensar que no podría, que quién me había mandado a mí apuntarme a la Maratón de Valencia 2017, que qué estaba haciendo, etc.

Pero luego, me di una bofetada mental, me quité todas esas tonterías de la cabeza, me di cuenta de que otra infinidad de personas estaban a mi lado y seguí corriendo. Con la idea clara de que tenía que disfrutar cada kilómetro.

Carlos Vicente Gil

Entre los 20 y 30 kilómetros

Más de 4 horas dan para mucho y, a mitad de la carrera, empecé a notar cómo las piernas empezaban a dolerme más y más, cada vez me costaba más respirar, quería que llegara ya la línea de meta y sabía que muchos ya habrían llegado al final de la Maratón de Valencia 2017.

Pero… ¿y qué? Yo sabía desde el minuto 0, cuando me planteé este objetivo, que tenía más posibilidades de no acabar la carrera. Por eso, cuando vi que ya llevábamos 30 kilómetros y todavía tenía fuerzas y energía, respiré hondo y seguí corriendo.

Como os conté en el anterior post sobre qué esperaba de la Maratón de Valencia 2017 y por qué era tan importante para mí, mi objetivo no era ganar. Yo sentía que tenía que cruzar la línea de meta y, con eso, podría pasar página.

Maratón de Valencia

Cuando cruzo la línea de meta de la Maratón de Valencia 2017

El momento en que comencé a ver la Ciudad de las Artes y las Ciencias cerca, se me pusieron los pelos de punta. ¡No me lo podía creer! Estaba llegando. Quise correr más rápido pero… no pude. Estaba muy cansado y todavía quedaban varios kilómetros.

Finalmente, cuando vi la pasarela azul, llena de gente… la emoción que sentí no se puede explicar con palabras. Lo había conseguido. Había cruzado la línea de meta de la Maratón de Valencia 2017 y sabía que a partir de ese momento podría conseguir cualquier objetivo que me marcara.

Quién iba a decir a un niño, más bien rechoncho, que correría 42 km sin parar…

¡Enhorabuena a los ganadores de la maratón!

También quiero aprovechar este post para darle la enhorabuena a los ganadores de la Maratón de Valencia 2017: Kitwara, Sammy Kirop como ganador, a Chebet, Evans Kiplagat, que quedó segundo y a Melka, Deribe Robi que llegó tercero, en la categoría masculina.

Y, cómo no, también a las ganadoras en la categoría femenina: Zennebe, Aberu Mekuria que quedó la primera, a Volha, Mazuronak segunda y, finalmente, a Jepkorir, Winny.

¿Nos vemos el año que viene en la Maratón de Valencia 2018?

La verdad es que ahora mismo en lo único que pienso es en descansar y reponer fuerzas. He terminado muy, muy pero que muy cansado y solo quiero estar tumbado, jejeje. Pero, ahora que he llegado donde estoy, no quiero dejar de hacer deporte ni de cuidar mi alimentación.

No sé todavía si correré de nuevo la Maratón de Valencia el año que viene, pero sí que quiero saborear al máximo la emoción que sentí cuando llegué a la meta con otros muchos corredores.

Maratón de Valencia 2017

Con todo esto, quiero transmitiros que SIEMPRE valdrá la pena hacer cualquier cosa si con eso alcanzas tus objetivos. En mi caso ha valido la pena cada madrugón para poder entrenar, las ganas de comer pizza pero no hacerlo, el dinero que me gasté en el dorsal, la ropa adecuada, las mejores zapatillas… Si yo he podido, ¡cualquiera puede!

¡Nos vemos por las redes sociales!